Pensamientos

press to zoom

press to zoom

press to zoom

press to zoom
1/8

Como cualquier padre y madre cristiana responsable, posiblemente a orado por sus hijos y los felicito por ello. 

Yo también oro por la bendición y protección de Dios a lo largo de sus días. Oro para que sean felices. Le pido a Dios para que les ayude en tiempos difíciles,  a tomar decisiones sabias. 

Sus oraciones posiblemente sean regulares, sinceras, y en su mayor parte muy repetitivas. Sin embargo yo creo que con la ayuda del Señor podemos orar por muchas otras cosas para que nuestras oraciones no se vuelvan tan repetitivas; y esto le puede servir de guía para que por medio de él pueda tener una idea de las muchas cosas por las cuales podemos orar.

A continuación presentamos un plan de oración que los padres podemos adoptar y agregarle conforme a lo que el Espíritu Santo le revele mientras ora. 

 

1.  Salvación

Padre, el deseo de mi corazón y mi oración es que mis hijos se salven, para que escapen del infierno, por medio de la fe que es en Cristo Jesús. 

Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador,  el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.  Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre. 1 Timoteo 2:3-5

Por tanto, todo lo soporto por amor de los escogidos, para que ellos también obtengan la salvación que es en Cristo Jesús con gloria eterna. 2 Timoteo 2:10

 

2.  El crecimiento espiritual en la gracia.

Oro para que puedan crecer en la gracia y conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. 

Desechando, pues, toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidias, y todas las detracciones, desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación. 1 Pedro 2:1-2

Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amén. 2 Pedro 3:18

 

3.  A caminar en amor.  

Concede, Señor, que nuestros hijos pueden aprender a caminar en amor, como también Cristo nos amó y se entregó a sí mismo por nosotros. 

Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante. Efesios 5: 2 

 

4. La honestidad e integridad

Que la integridad y la honestidad sea preservada y protegida por ellos. Cuánto vale tu integridad??

Integridad y rectitud me guarden. Salmo 25:21

Jehová, ¿quién habitará en tu tabernáculo?     ¿Quién morará en tu monte santo? 2 El que anda en integridad y hace justicia, y habla verdad en su corazón. Salmos 15:1-2

 

5.  Dominio personal. Auto Control. 

Padre, ayuda a nuestros hijos a no ser como los perdidos, pero que sirvan de alerta y ejemplo en todo lo que hacen.

Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza.  1 Timoteo 4:12

 

6.  Amor por la Palabra de Dios

Que nuestros hijos crezcan para atesorar tu Palabra como más preciosa que el oro y más dulce que la miel 

La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma; El testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo. Salmo 19:7

 

7.  Que amen Justicia.

Dios, ayuda a nuestros  hijos a amar la justicia como tú lo haces y actuar con justicia en todo lo que hacen.

 

Jehová prueba al justo; Pero al malo y al que ama la violencia, su alma los aborrece. 

Sobre los malos hará llover calamidades; Fuego, azufre y viento abrasador será la porción del cáliz de ellos. 

 

Porque Jehová es justo, y ama la justicia; El hombre recto mirará su rostro. Salmo 11: 5-7 

 

8. Amar la Misericordia

Que nuestros hijos siempre sean misericordiosos, como su Padre celestial es misericordioso.

 

Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso. Lucas 6:36.

 

Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Mateo 5:7

 

9. Respeto

Padre, ayuda a  que nuestros hijos pueden mostrar el debido respeto a la autoridad, y para los demás.

 

Por causa del Señor someteos a toda institución humana, ya sea al rey, como a superior, y a  los gobernadores, como por él enviados para castigo de los malhechores y alabanza de los que hacen bien.  1 Pedro 2:13-14

 

10.Que tengan fuerte sentido de autoestima bíblica.

Ayuda a mis hijos a desarrollar un fuerte sentido de autoestima que tiene sus raíces en la conciencia de que ellos son hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras. 

 

Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.  Efesios 2:10

 

11. Fidelidad

Deja que el amor y la fidelidad nunca se alejen de nuestros hijos, que se unan estas virtudes gemelas alrededor de sus cuellos y que las escriban en la tabla de su corazón .

 

Hijo mío, no te olvides de mi ley y tu corazón guarde mis mandamientos;  Porque largura de días y años de vida Y paz te aumentarán. Nunca se aparten de ti la misericordia y la verdad; Átalas a tu cuello, escríbelas en la tabla de tu corazón; y hallarás gracia y buena opinión ante los ojos de Dios y de los hombres.  Proverbios 3: 1-3

 

12. Que Dios les de Coraje 

Que nuestros hijos siempre sean fuertes y valientes en su carácter y en sus acciones 

 

Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.  Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas. Josué 1:8-9

 

13. Pureza en  su Corazón

Cree en ellos un corazón puro, oh Dios, y deja que su pureza de corazón se muestre en sus acciones .

 

Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio  y  renueva un espíritu recto dentro de mí. Salmo 51:10

 

14. Que sean Bondadosos

Señor, que mis hijos siempre traten de hacer el bien a otros 

 

Mirad que ninguno pague a otro mal por mal; antes seguid siempre lo bueno unos para con otros, y para con todos.  1 Tesalonicenses 5:15

 

15. Que tengan generosidad

Concede que nuestros hijos pueden ser generosos y dispuestos a compartir y almacenar tanto riquezas para sí mismos como una buena base para el futuro 

 

A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos. 

 

Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos; atesorando para sí buen fundamento para lo por venir, que echen mano de la vida eterna. 1 Timoteo 6: 18-19

 

16. Que sean pacificadores. 

Padre, ayuda a nuestros hijos a buscar lo que contribuye a la paz ya la mutua edificación del cuerpo de Cristo.

 

Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios. Mateo 5:9

 

Así que, sigamos lo que contribuye a la paz y a la mutua edificación.  Romanos 14:19

 

17. Gozo, como la fuente de su fortaleza. 

Que nuestros hijos con paciencia reciban su Palabra y sean llenos del gozo del Espíritu Santo 

 

Y vosotros vinisteis a ser imitadores de nosotros y del Señor, recibiendo la palabra en medio de gran tribulación, con gozo del Espíritu Santo,. 1 Tesalonicenses 1:6

 

Estad siempre gozosos.  Orad sin cesar.  Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús. 1 Tesalonicenses 5:16-17

 

18. Perseverancia

Señor, enseña a nuestros hijos firmeza en todo lo que hacen, y les ayudes a correr con paciencia la carrera que tienen por delante de ellos. 

 

Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante.

 

Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. Hebreos 12: 1-2 

 

19. Humildad

Dios, por favor cultiva en nuestros hijos la capacidad de no hablar mal de nadie, para evitar peleas  y muestren cortesía para con todos los hombres.

 

Mi mano hizo todas estas cosas, y así todas estas cosas fueron, dice Jehová; pero miraré a aquel que es pobre y humilde de espíritu, y que tiembla a mi palabra. Isaías 66:2

 

Que a nadie difamen, que no sean pendencieros, sino amables, mostrando toda mansedumbre para con todos los hombres. Tito 3:2

 

20. Compasión

Señor, por favor viste a nuestros hijos con la virtud de corazones compasivos

 

Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia;  soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. Colosenses 3:12-13

 

21. Responsabilidad en sus finanzas. 

Señor ayuda a nuestros hijos a que aprendan a sembrar en el banco del cielo. 

 

Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará. 2 Corintios 9:6

 

22. Contentamiento

Padre, ayuda a nuestros hijos a aprender el secreto de hacer frente a las circunstancias de la vida, la abundancia y la necesidad, por medio de Cristo que puede fortalecerlos en todo y por todo. 

 

No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. 

 

Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.  Filipenses 4: 11-13

 

23.  Que sean hombres y mujeres de  Fe

Oro para que la fe eche raíces y crezca en los corazones de nuestros hijos, que por la fe puedan alcanzar lo que Dios ha prometido a ellos. 

 

Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan. Hebreos 11:6

 

Por la fe pasaron el Mar Rojo como por tierra seca; e intentando los egipcios hacer lo mismo, fueron ahogados.

Por la fe cayeron los muros de Jericó después de rodearlos siete días. Hebreos 11:29-30

 

24. El corazón de un siervo  de Dios. 

Dios, por favor, ayuda a nuestros hijos hacer tu voluntad en sus corazones, para que puedan servir de todo corazón, a ti y no a los hombres no por vista si no por fe en Cristo Jesús Señor nuestro. 

 

Sirviendo de buena voluntad, como al Señor y no a los hombres,  sabiendo que el bien que cada uno hiciere, ése recibirá del Señor. Efesios 6:7

 

25. Esperanza en la adversidad. 

Que el Dios de la esperanza, llene el corazón de nuestros hijos y los haga sacar fuerzas de la debilidad. 

 

El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen;  pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.  Isaías 40:29-31

 

26. Paciencia como la de tu siervo Job 

Señor haz lo que debes hacer, para ayudar a nuestros hijos a desarrollar la paciencia en medio de las pruebas.  

 

Sabiendo que la tribulación produce paciencia;  y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza;  y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado. Romanos 5:3-5

 

27. A desarrollar una pasión por Dios

Ayuda a nuestros hijos el saber que la mayor alegría se encuentra cuando nuestras almas se aferran apasionadamente sirviendo al Señor. 

 

Servid a Jehová con alegría; Venid ante su presencia con regocijo. Reconoced que Jehová es Dios; El nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos; Pueblo suyo somos, y ovejas de su prado.  Entrad por sus puertas con acción de gracias, Por sus atrios con alabanza; Alabadle, bendecid su nombre.  Porque Jehová es bueno; para siempre es su misericordia, Y su verdad por todas las generaciones. Salmos 100:2-5

 

28. La autodisciplina

Padre, te pido que nuestros hijos desarrollen la disciplina de buscar constantemente tus sabias instrucciones, para que caminen bajo tu perfecta voluntad. 

 

Hijo mío, no te olvides de mi ley, y tu corazón guarde mis mandamientos; porque largura de días y años de vida Y paz te aumentarán.  Nunca se aparten de ti la misericordia y la verdad; Átalas a tu cuello, Escríbelas en la tabla de tu corazón;  Y hallarás gracia y buena opinión Ante los ojos de Dios y de los hombres. Proverbios 3:1-4

 

29. Un espíritu de oración y vestidos de la armadura de Dios. 

Concede, Señor, que la vida de nuestros hijos estén marcadas por un espíritu de oración, que oren en todo tiempo con toda clase de súplicas y peticiones 

 

Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia,  y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno.  Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;  orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos; Efesios 6:18

 

30. Gratitud. Que sean agradecidos. 

Ayuda a nuestros hijos a vivir una vida en la cual desborda la gratitud, que te den gracias siempre y en todo .

 

Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.  La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, …Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él. Colosenses 3:15-17

 

31. Un corazón para el evangelismo. La Gran Comisión. 

Padre Celestial, ayuda a mis hijos a desarrollar corazones para la propagación del evangelio, y el deseo de ver tus maravillas entre todos los pueblos. Que hemos sido llamados no a hacer dinero si no a hacer discípulos. 

 

Cantad a Jehová, bendecid su nombre; Anunciad de día en día su salvación. Proclamad entre las naciones su gloria, en todos los pueblos sus maravillas.  Porque grande es Jehová, y digno de suprema alabanza. Salmos 96: 2-3

 

Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.  Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;  enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén. Mateo 28:18-20

 

Oremos también por los que nacerán

El libro de Salmos 139 contradice la teoría popular que apoya la práctica del aborto.  

 

Y científicamente está comprobado que un embrión puede oír, saborear, sentir y aprender.

 

Así que desde antes que nazcan nuestros hijos oremos por ellos.

 

Conclusión:

A través de la vida, nuestros hijos enfrentarán situaciones difíciles en los cuales los padres deben jugar el papel de poderosos intercesores a favor de sus hijos.  Así que oremos por los hijos para que sus caminos sean de acuerdo a la voluntad de Dios, la cual es buena, agradable y perfecta.

 

Reto a la acción:

Generalmente los niños conocen a Dios por medio de sus padres y aprenden a orar juntamente con ellos.  Así que aceptemos el reto de orar por nuestros hijos constantemente no importando la edad que tengan, ya que poder orar por nuestros hijos es un gran privilegio que Dios nos da.

 

He aquí, herencia de Jehová son los hijos; cosa de estima el fruto del vientre. Sal. 127:3